Boletín Foco en Educación: La decodificación y el manejo del vocabulario son habilidades centrales para la comprensión lectora

31 de Mayo de 2016
Compartir en redes sociales Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Lea el primer número de nuestro boletín Foco en Educación, que explica los hallazgos de las principales investigaciones realizadas por el CIAE. En este número, el impacto del Trastorno Específico del Lenguaje en la Comprensión Lectora.

El Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) es una de las dificultades de la comunicación oral más frecuente. Se puede diagnosticar entre los 5 y 6 años de edad y se define como un conjunto de dificultades del lenguaje oral, que no se explica por problemas auditivos o motores, retraso intelectual, trastornos psicopatológicos o deprivación sociocultural (Aguado, 2000). En otras palabras, los niños con TEL tienen problemas en su lenguaje oral, pero sin presentar disminución en otra área del desarrollo.

Un vocabulario disminuido y errores recurrentes y notorios en la pronunciación de las palabras son algunas de las características que presentan los menores con este trastorno. Además, tienen dificultades en la formulación gramatical de las oraciones y en la estructura y coherencia de sus relatos (ver infografía).

Se estima que los niños con TEL pueden llegar a ser entre el 5% y 7% de la población escolar. Hoy, debido a las nuevas normativas del sistema escolar que favorecen la no discriminación, están integrados a los establecimientos educacionales, en especial en aquellos que tienen Programas de Integración Escolar (PIE). Ello supone un desafío para el sistema escolar, principalmente, porque estos menores constituyen un grupo de riesgo para el aprendizaje del lenguaje escrito.

Por esto investigadores del Centro de Investigación Avanzada en Educación y del Departamento de Fonoaudiología de la Universidad de Chile estudiaron el impacto del TEL en el desempeño lector. El estudio consideró varias habilidades lingüísticas como el léxico, sintaxis, discurso narrativo y la conciencia fonológica. Ello, con el objeto de identificar cuáles de estas variables funcionan como predictoras de la de codificación y de la comprensión lectora en los primeros años de escolaridad.

Hasta ahora, la mayoría de las investigaciones se habían centrado en habilidades lingüísticas específicas y su relación con la lectura. Por ejemplo, el discurso narrativo y la comprensión lectora o la conciencia fonológica y su relación con la decodificación.

La comprensión lectora

En la comprensión lectora están involucradas habilidades como el vocabulario y el discurso narrativo –la capacidad de armar un relato siguiendo una estructura gramatical lógica- (Oakhill y Cain, 2012). Sin embargo, la literatura señala que la decodificación, esto es la capacidad de identificar la palabra escrita, está basada en otras habilidades, como la conciencia fonológica, es decir, la capacidad de manipular y abstraer los sonidos de una palabra.

Desde esta perspectiva, las dificultades lectoras de los niños con TEL podrían estar determinadas por sus déficits fonológico, léxico, gramatical o del discurso. Los problemas fonológicos afectarían a la decodificación, mientras que los déficits léxicos, gramaticales y narrativos impactarían en la comprensión lectora (Bishop y Snowling, 2004).

Más de 250 niños, de 6 años de edad promedio, la mitad de quienes presentaba TEL y el resto desarrollo típico del lenguaje, participaron del estudio que evaluó léxico, conciencia fonológica, narración (comprensión y producción), decodificación y comprensión lectora (Coloma, Sotomayor, De Barbieri y Silva, 2015).

Los resultados mostraron que en las primeras etapas del aprendizaje lector de los niños, tanto la decodificación como el vocabulario se relacionan con la comprensión lectora. Esto sugiere, según los investigadores, que ambas habilidades serían centrales para lograr una adecuada comprensión de los textos escritos. Además, el nivel léxico aparece como la única habilidad lingüística que se asocia a la lectura comprensiva en el aprendizaje lector inicial de los niños con TEL.

"El conocimiento sobre las habilidades lingüísticas relevantes para lectura permite focalizar el apoyo que requieren los niños con TEL para enfrentar con éxito el aprendizaje lector", dicen las investigadoras Carmen Julia Coloma, Carmen Sotomayor y Zulema de Barbieri, autoras del estudio. Agregan que en tal sentido, las estrategias propuestas en los establecimientos escolares podrían ser más dirigidas y específicas para los escolares que presentan estas dificultades de lenguaje.


Texto: Elizabeth Simonsen - Comunicaciones CIAE
CONTACTO COMUNICACIONES | contacto@ciae.uchile.cl
Cerrar