David Geelan: “La observación en clases ofrece evidencia natural y auténtica, del proceso de educación en su hábitat natural”

21 de Abril de 2017
Compartir en redes sociales Compartir en Twitter Compartir en Facebook

El experto en observación de clases de la Universidad de Griffith, Australia, visitó el CIAE para exponer sobre las dificultades, ventajas y desventajas de la observación docente.

“Los salones de clases son lugares extremadamente complejos”, aseguró el investigador de la Universidad de Griffith, Australia, David Geelan, en la conferencia “Observaciones en el aula en investigaciones educativas”, que dictó en el Centro de Investigación Avanzada en Educación, CIAE.

El académico, editor de la revista Research in Science Education (RISE), miembro del Consejo Australiano de Decanos de Educación y colaborador de investigadores del CIAE, visitó el centro para exponer sobre la observación de clases, sus dificultades, ventajas y desventajas de esta práctica.

Geelan, quien posee 25 años de experiencia en observación de aulas en distintos continentes, afirmó que la investigación educacional necesita ser sustentada con evidencia y que muchas de las verdaderas experiencias educacionales, en todos los niveles, se desarrollan en la sala de clases. “La observación en clases ofrece evidencia natural y auténtica, del proceso de educación en su hábitat natural”, señaló.

Sin embargo, se detuvo en la complejidad que implica la práctica, que pasa desde el hecho de que involucra a muchas personas con diferentes objetivos y percepciones, hasta creencias sobre roles y percepciones del investigador.

En ese sentido, dijo que uno de los mayores retos de la observación es intentar ver lo que realmente sucede en el aula: “¿vemos lo que realmente hay en el aula o vemos lo que estamos buscando en el aula? La persona que soy define lo que veo en el salón de clases”.

Por eso, aseguró que “es necesario mirar el mismo problema desde una serie de perspectivas diferentes, comparar y contrastar lo que está sucediendo, por lo que muy a menudo, la observación de aula es parte de la lista de métodos de estudio”. 

Geelan especificó que la práctica de la observación suele ser usada como una herramienta que aporta a otros métodos de investigación, pero que también puede ser usada para testear empíricamente teorías.

Su investigación

“Mi primera observación fue en mi propia aula, en mi propia práctica, con mis estudiantes, y cómo trabajaban”, aseguró Geelan.

En su investigación de doctorado trabajó durante un año, dos días a la semana, en clases de estudiantes de 12 a 15 años. Su función fue apoyar a maestros a  aprender a enseñar ciencias. En la ocasión, realizó entrevistas y encuestas a docentes, sin embargo afirma que los datos obtenidos de su observación participante fueron su principal fuente: “la observación me entregó lo reflexivo del durante y después de cada día escolar”.

Otra importante investigación la realizó hace 15 años en Australia y Canadá, utilizando el método de análisis de videos, para evaluar las explicaciones de los profesores de física de estudiantes de 16 años.

Los videos fueron analizados desde una esquina que identificaba elementos comunes de las explicaciones, pero con la apertura de encontrar nuevas características de las explicaciones.

“Mientras menos instrucciones, más exploratorio el trabajo, no estás tratando de hacer afirmaciones definitivas sobre el conocimiento que sabemos. En una investigación, estás tratando de encontrar muchas más preguntas de las que siempre haces”, concluyó.


Fuente: Comunicaciones CIAE

CONTACTO COMUNICACIONES | contacto@ciae.uchile.cl
Cerrar
Sitio optimizado para browser Firefox y Chrome